miércoles, 2 de julio de 2008

Alaska: Paisajes, animales y frio

YAMIRA TAVERAS

ALASKA.-
La tónica dominante de este lugar es el paisaje. Jamás imagine que existiera un paisaje tan dominante como el que nos proporciona Alaska. Hay que vivir a intensidad aquellas montañas heladas en pleno verano y sentirse libre aunque se nos congele el alma.
A pesar del tópico, Alaska no es una extensión helada, sino que más bien las montañas los bosques y los mas de 100.000 glaciares, invitan al turista a emocionarse y encontrar en el la perfección del planeta.
La ciudad más poblada de Alaska, con más de 260.000 personas, Anchorage, está rodeada por un paisaje de increíble belleza: montañas modeladas por glaciares, frondosos bosques, picos escarpados y profundos fiordos. En Anchorage y Fairbanks cuentan con algunos restaurantes de calidad, pero las variaciones sobre lo dicho suelen consistir en las ubicuas pizzerías y los restaurantes chinos.

LA CIFRA
Alaska es el estado 49 de Estados Unidos. Es el más septentrional y occidental de todos, además del de mayor extensión. Situado casi en zona ártica, esta región limita al este con la provincia canadiense de Yukón, al sur con la Columbia Británica y el océano Pacífico en el golfo de Alaska, y al norte con el océano Glaciar Ártico. Al oeste el estrecho de Bering quien la separa de Asia.
Su ubicación al norte del Anillo de Fuego del Pacífico la hacen ser una zona de importante actividad sísmica y volcánica, con 40 volcanes situados a lo largo de la península Alaska y las Aleutianas, donde se concentra también la mayor parte de terremotos, en general de baja intensidad.

LUGARES

El Parque nacional de Denali.
Es la joya interior de Alaska situado a los pies del McKinley, el pico mas lato de los Estados Unidos, así que si decide ir a disfrutar de sus encantos naturales ha de reservar la entrada con mucha antelación. Sus montañas, lagos y glaciares son hogar de especies propias de ecosistemas subárticos como lobos, osos, águilas, alces, caribúes, ardillas..
El Parque Nacional de los Fiordos de Kenai; Su abundante fauna marina la convierte en un paraíso para pescadores.
Klondike Gold Rush National Historical Park, un conjunto de edificios restaurados del casco antiguo de Skagway que conservan todo el sabor de esa época de aventureros.
Sitla Nacional Historic Park. El pasado indígena y ruso de la ciudad se combinan en este lugar.
La ciudad de Ketchikan, rodeada de bosques de cedros y abetos, está considerada la ciudad más antigua del estado. Así lo atestiguan sus calles de madera, como Creek Street, llena de tiendas y cafés que otrora albergaran los más famosos burdeles de AlaskaParque Nacional Katmai. Esta es una joya obligada de visitar, por sus bosques habitados por osos.
Fairbanks es, con sus 30.000 habitantes, la segunda ciudad más grande del estado, sede de la Universidad de Alaska, donde cursan estudios superiores unos 8.000 alumnos. Aunque no es una ciudad con encanto monumental o histórico, sus afables gentes aseguran un ambiente agradable. Su carácter septentrional afecta al ciclo de luz solar, de modo que durante el invierno apenas se llega a las cinco horas de sol. En verano, por contra, se puede llegar a las 21 horas de luz solar. Su ubicación la convierte en un lugar ideal para contemplar en época invernal la belleza de las auroras boreales. Las carreras de trineos con perros árticos.

GASTRONOMIA
A pesar de contar con fantásticos productos autóctonos, como el salmón y la caza, los habitantes de Alaska no han aplicado -por lo general- la imaginación a la cocina. Prácticamente todos los restaurantes ofrecen lo mismo: grandes desayunos a base de huevos preparados de diversas formas, papas y pescado frito, filetes empanados y otros.

RECUERDOS
Lo más interesante que podemos llevar a casa como recuerdo de nuestro viaje son las fotografías de los enormes glaciares, escarpados picos y planicies heladas.La artesanía en marfil es muy apreciada y los indios locales tienen una técnica muy refinada, pero es difícil encontrar piezas auténticas.

LA INVITACION

Agradezco todas las facilidades de la empresa ADEC internacional en la persona de Farah Lara, su presidenta, quien me invito a compartir las experiencias de un equipo de jóvenes estudiantes que van en busca de hacer un verdadero intercambio cultural, realizando un trabajo de pasantía en sus respectivas carreras. Y por supuesto a la doctora Iris Lara, quien fue quien acompañó a la delegación, porque sin sus conocimientos, el viaje no hubiera resultado tan provechoso como lo fue, sobre todo

1 comentario:

rebespinosa dijo...

Yo muero por vivir en Alaska, hace poco comencé a investigar un poco más para saber todo lo que necesito hacer antes. En verdad me encantaría pasar un tiempo por allá!